“Vamos a San Francisco para intentar ganar los dos”

[contar][/contar]

Si bien están obligados a ganar al menos uno de los próximos dos partidos en Córdoba, Gastón Essengue es claro al explicar que Platense no se conforma y buscará ganar ambos juegos en el Severo Robledo. La experiencia del pivote camerunés.

Platense consiguió una interesante recuperación en las Finales de la Liga Argentina e igualó la llave ante San Isidro. Después de la derrota inicial del viernes, el Calamar se levantó con un imponente 76-58, apoyándose en un gran despliegue defensivo y dejando la gran final empatada 1 a 1. Ahora, la serie por el campeonato y el único ascenso a la Liga se mudará los próximos días a San Francisco, la casa de Sani, para la continuidad de una intensa definición.

Gastón Essengue es uno de los hombres importantes que tiene estas Finales. Determinante dentro de la estructura de Platense siendo el máximo anotador del equipo (promedia 14.8 puntos y 4.8 rebotes por partido), el experimentado jugador camerunés no solo es una de las fichas de mayor jerarquía dentro de la temporada sino que además ya sabe lo que es ascender y también tiene pasado en San Isidro.

Essengue es uno de los extranjeros de mayor trayectoria dentro de nuestro país. Su primera incursión en Argentina fue con Ciclista de Junín en la temporada 2010/11, y desde entonces registró pasos por San Martín de Corrientes, Italiana de Charata, Quilmes de Mar del Plata (tanto en esta categoría como en la Liga), el mencionado San Isidro, Alianza Viedma, Comunicaciones de Mercedes y Estudiantes de Olavarría, antes de llegar esta temporada a Platense.

En este recuento hay que tener en cuenta que obtuvo dos ascensos, uno con Quilmes y otro con Comunicaciones; y que además jugó en tres equipos de Liga (además de Quilmes, también tuvo desempeños en Libertad de Sunchales y Comu). Todo esto lo transforma en un foráneo de absoluta jerarquía y recorrido.

Ahora, tras los dos primeros partidos en Vicente López, el pivote de 2.03 metros y 35 años (nació el 10 de octubre en Yaoundé) analizó lo que están dejando estas Finales de la Liga Argentina, siempre con el desafío de alcanzar la gloria máxima año tras año, potenciando el juego dentro de la pintura de Platense.

– Arrancaron con el pie izquierdo el viernes, pero se recuperaron anoche en el segundo punto. ¿Qué balance te dejó estos dos primeros partidos?
– La verdad es que los dos partidos, tanto el del viernes como el del domingo, fueron muy diferentes. Son una final. En el primer juego San Isidro nos sorprendió un poco con la intensidad, con el contragolpe y el tiro de tres. Cometimos muchos errores en defensa, y en ataque nos faltó un poco de claridad. Dominamos hasta el último cuarto pero después San Isidro se nos cerró un poco en la pintura, perdimos un par de pelotas y ellos tuvieron alto porcentaje de tres. Creo que fueron 11 triples en el segundo tiempo, se hace muy difícil así. Fue un golpe y creo que tenemos jugadores con experiencia, que sabían que no era momento para bajar la cabeza porque teníamos que volver dos días después. Había que trabajar en lo mental, por eso volvimos ayer y pudimos trabajar mejor el partido los 40 minutos. Sobre el final lo hicimos mejor incluso, y así terminamos ganando el punto.

– Hay una realidad y es que cambiaron rápido la cabeza del golpe que significó el primer partido. ¿Cómo trabajaron en eso para conseguir esa pronta recuperación?
– Es cierto, el segundo partido lo preparamos diferente. Primero que nada había que trabajar en la cabeza. Sabíamos que sí o sí debíamos ganar para mantenernos vivos en la serie, y nos pusimos eso en mente. Por otro lado el cuerpo técnico arregló un par de cosas, más que nada en ataque. San Isidro había hecho de todo para cancelar mi juego en el poste bajo y poste alto, por lo que el juego debía pasar por mí más para generar que para definir. Por suerte lo hicimos muy bien, el equipo respondió muy bien, como (Cedric) Blossom, Felipe (Pais) o Pablo Bruna que con la pelota en mano manejó bien el partido. Defensivamente sabemos lo que hacemos siempre, y esta vez lo hicimos. San Isidro no llegó a los 60 puntos y eso demuestra que lo hicimos muy bien.

– Vos llegaste ya con el torneo avanzado y le diste el toque final de jerarquía a un equipo con grandes ambiciones. ¿Cómo te fuiste sintiendo en lo personal sabiendo toda la experiencia que traes encima?
– Sé que en esta categoría tengo una responsabilidad muy grande, y siempre estoy tratando de estar a la altura. Llegó en Platense a mitad de temporada y con el equipo teniendo el objetivo de ascender. Para mí siempre va a ser un desafío de mi parte el poder hacer mi trabajo, y que con el aporte de mi experiencia pueda ayudar al equipo en los momentos que se necesite. Ellos me abrieron la puerta acá en Platense, y para mí también es mucho más sencillo porque son todos jugadores conocidos y todos saben qué puedo hacer y qué no. Pero también tenemos que saber que este equipo estaba sólido antes de mi llegada y sabía muy bien el objetivo que tenía y tiene por delante. Ahora que estamos en estas Finales nos encontramos más cerca de lo que queremos, que es ascender, y estamos a un par de días por seguir persiguiendo ese objetivo.

– ¿Cómo se preparan para lo que serán los próximos partidos en San Francisco?
– Lo tenemos claro: tenemos que robar un partido en Córdoba sí o sí. Obviamente sería mejor si podemos ganar los dos. Confío mucho en el equipo y sé que lo podemos hacer. Venimos de perder el primer partido y sabemos por qué perdimos, ganamos el segundo y también sabemos cómo fue que ganamos. Creo que todo pasa por lo mental. Ahora hay que trabajar en la preparación para los próximos partidos, haciendo foco en los detalles. Conociendo al Cholo (Alejandro Vázquez, el entrenador) no vamos a cambiar mucho, la filosofía es la misma: defensa muy sólida y en ataque vamos a hacer unos ajustes para encontrar nuestros tiros y que todos podamos participar en ofensiva. Está claro, nosotros vamos a San Francisco para sacar al menos un partido pero vamos intentar ganar los dos. Sabemos que no va a ser fácil. Cuando estuve en Comunicaciones nos pasó una situación similar y lo hicimos, y creo que acá con Platense lo podemos hacer. En una final, y como pasó inclusive en la NBA, la localía no existe mucho, dentro de la cancha somos 5 contra 5 y el que cometa menos errores se va a llevar el triunfo.

Prensa AdC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *