Un nigeriano domina las zonas en la NCAA. ¿Es Udoka Azubuike el pívot tapado del próximo Draft?

Hace casi seis años os presentábamos en esta misma web al protagonista de esta historia, Udoka Azubuike. Desde aquel artículo, Azubuike (ahora en 2.13 m y 122 kg) terminó su trayectoria en el instituto y se comprometió con los Kansas Jayhawks, donde va a completar su cuarto y último año universitario en esta temporada.

Su evolución desde entonces no ha sido meteórica, pero sí constante. Tras un primer año en el que estaba demasiado verde y apenas jugó, en la 2017-18 Udoka Azubuike promedió 13 puntos y 7 rebotes y se inscribió inicialmente al Draft, para después retirar su nombre confiando en que una temporada junior le ayudaría a subir posiciones.

No fue así, pues una lesión en una de sus manos le hizo perderse la mayor parte de la temporada siguiente, dejándole en solo nueve partidos disputados. En esta campaña, la 2019-20, Udoka Azubuike vuelve a estar sano (promedia 13.1 puntos, 10.1 rebotes y 2.6 tapones), y aunque en ataque no es uno de los mejores anotadores interiores, sí que es evidente que su físico le convierte en una de las fuerzas más dominantes en las zonas de la NCAA.

Si no, que se lo pregunten a los jugadores de Baylor: Udoka Azubuike se convirtió en una auténtica bestia con 23 puntos, 19 rebotes y 3 tapones en la victoria de su equipo ante la universidad #1 en el ranking de AP.

«Azubuike está siendo el mejor pívot puro en el baloncesto universitario en esta temporada», escribe Sam Vecenie en The Athletic. «Ha sido mejor que Luka Garza (el pívot deseado por la Federación de Eslovenia) y Daniel Oturu en la división Big Ten. Ha sido mejor que cualquiera de los pívots jóvenes de la Pac-12, y está siendo mejor que Vernon Carey (Duke)». 

«Azubuike es el mejor y el más impactante pívot defensivo en el baloncesto universitario, un gran contraste con sus temporadas anteriores en las que Kansas a veces no podía mantenerlo en la pista. Simplificándolo, nadie protege el aro como lo hace Azubuike, y es la razón más importante por la cual Kansas tiene la mejor defensa del país». 

Pese a todo, Udoka Azubuike no será uno de los grandes nombres del próximo Draft. Su perfil no es precisamente el de los pívots modernos que pueden anotar desde casi cualquier parte de la pista, y su juego ofensivo depende principalmente de los rebotes y de aprovecharse de su físico superior, algo que no podrá hacer a menudo en su paso a profesional.

En el último Mock Draft general, la recopilación de los diferentes mocks que circulan por internet, Udoka Azubuike se encuentra en el puesto 55, en riesgo de no llegar a ser drafteado. ¿Será uno de los robos del Draft, o no hay hueco realmente para su perfil en el siguiente nivel en Estados Unidos? Y si ese es el caso, ¿podría acabar en Europa? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar