‘Tortuga’ Deck habla sobre su infancia: “Juntaba alfalfa y limpiaba colectivos”

Gabriel Deck no es el clásico argentino de verbo fácil. Es tímido en la calle y peleón en la cancha. En eso sí que tiene el gen de sus deportistas.Miedo, ninguno. Para él, no hay nadie mejor que el Madrid.

Pregunta. ¿Segundo año en el Real Madrid y ya es un jugador importante en el equipo, esta campaña más si cabe. ¿Satisfecho con su rendimiento?PUBLICIDAD

Respuesta. Estoy muy contento con mi rendimiento personal y principalmente con el colectivo, porque el equipo viene haciendo un buen trabajo. Esperamos seguir con esta línea.

P. ¿Es tan grande el club como le habían dicho?

R. Al principio cuando llegué me impresionó mucho el club y cómo estaba todo organizado de primer nivel. Es un club extraordinario donde uno puede hacer las cosas tranquilo y muy bien día a día.

P. ¿Disfruta y valora más el haber llegado hasta aquí después de haber tenido una infancia tan difícil como la que tuvo?

R. Sí, obviamente. Todo cuesta en esta vida y cuando uno va cumpliendo los objetivos que se propone lo valora muchísimo por el esfuerzo y el trabajo que llevas realizando desde hace tiempo. Eso es lo que te motiva a seguir día a día.

P. ¿Cómo vivió el hecho de tener que trabajar de niño para ayudar en casa?

R. Recogía alfalfa con mi padre, ayudaba a limpiar autobuses a mi madre, pintaba e hice más cosas. Tengo los mejores recuerdos de esa época, aunque al comienzo fue un poco duro. Yo me lo tomaba con la mejor alegría y energía todos los días. Era lo que necesitábamos todos en ese momento y ayudaba en todo lo que podía.

P. Que le gustase más el fútbol y esas circunstancias de la vida de tener que trabajar tan pequeño hicieron que empezase tarde con el baloncesto.

R. Al principio era un apasionado del fútbol, siempre que tenía un rato jugaba. Luego fue mi hermano quien empezó a inclinarme por el baloncesto. Yo era ya bastante alto y empecé a jugar con sus amigos. Así comenzó mi corta carrera.

“El equipo entero deberá hacer un gran trabajo para secar a Mirotic”

P. Los comienzos en el baloncesto fueron duros también, porque en un hogar tan humilde no tenían medios y hubo que echarle imaginación.

R. Jugaba con mi hermano y con los amigos en el patio de mi casa pero sobre un piso de tierra, no teníamos material de cemento ni parquet. Lo mojábamos para que se endureciese un poco y pudiese botar el balón y mi padre construyó con un amigo un aro con el volante de un tractor que atornilló a una madera.

P. Y de ahí al Quimsa, a Santiago del Estero, que les fichó a su hermano y a usted. ¿Pensó entonces que algún día se podría ganar la vida jugando al baloncesto?

R. Todavía no pensaba que fuese a hacer carrera en el baloncesto y mucho menos a vivir de él. Era muy pequeño, no fue hasta que tuve 17 años o así cuando comencé a ver con más claridad que el baloncesto podía ser mi trabajo. Yo jugaba con pasión y sabía que era algo lindo que se podía llegar a cumplir. Fue a esa edad cuando empecé a centrarme más.

P. Pues lo ha hecho, y muy bien. MVP del Mundial sub 17, mejor jugador de Sudamérica con el San Lorenzo, Oro en los Panamericanos y plata en el último Mundial con Argentina, títulos con el Madrid… y siendo un jugador importante. ¿Dónde está su techo?

R. En lo personal no me pongo un techo, trato de ir día a día mejorando, avanzando, intentando hacer bien las cosas para el equipo y con mis compañeros e ir creciendo. Después uno ya verá hasta dónde llega, pero el techo no me lo pongo nunca.

Nunca me pongo techo, después ya se verá hasta donde llego”

P. Los jugadores argentinos son especiales. ¿Llevan la competitividad en los genes?

R. Sí, yo diría que la mayoría. De hecho aquí todos los que estamos todos los días competimos y queremos ganar. Puede ser que los argentinos tengamos una chispa competitiva, pero en general este equipo está preparado siempre para dar el máximo. Yo desde pequeño era muy competitivo. Ya en la escuela de chico no me gustaba perder a nada y siempre trataba de ganar y hacer bien las cosas en todo lo que hacía. Y cuando perdía con los amigos de mi hermano, que eran mayores, a veces hasta lloraba. Yo siempre quería ganar.

P. Y el Madrid tiene ahora a tres argentinos. ¿Le ayuda tener como compañeros a Campazzo y a Laprovittola?

R. Es increíble que estemos los tres aquí juntos, además de que antes ya habíamos compartido muchísimas cosas. Nos enfrentamos allí en Argentina y ahora estar aquí los tres es algo muy lindo que lo disfruto mucho en el día a día. Pero no sólo con ellos, con todos los compañeros también.

P. El apodo de ‘Tortuga’ no le viene desde luego porque usted sea lento.

R. No, no [risas]. Un día estaba con unos amigos en una habitación que tenía el aire acondicionado muy fuerte y yo como tenía frío me cubrí con una sábana todo el cuerpo menos la cabeza. Me quede con ese apodo, de hecho en Argentina mis amigos se dirigen a mí así, como Tortuga, y aquí algunos también. Me gusta y también se asemeja a mi forma de ser fuera de la cancha, muy tranquilo y pausado.

P. Pero esta tortuga en la cancha muerde. Ha demostrado ser un luchador y tiene grandes dotes defensivas. En la Supercopa secó a Mirotic y es posible que vuelva a tener que emparejarse con él, una misión complicada.

R. Sí, pero no sólo yo, el equipo entero deberá hacer un gran trabajo. Individualmente todos estamos listos para dar día a día lo mejor, así que esperamos hacerlo bien.

De niño, recogía alfalfa, limpiaba autobuses… Son grandes recuerdos”

P. ¿Cómo se puede defender a un jugador con tantos recursos, que puede tirar triples, penetrar o postear cerca del aro?

R. Se le puede defender poniendo energía y ganas. En lo personal uno trata de defender igual a cualquier jugador, de la misma forma y con la misma energía. Todos los jugadores en esta Liga tienen muchas cualidades para hacerlo bien, y yo trato de hacerlo bien con todos, también en este caso.

P. Mirotic es el jugador que más tiros libres lanza en la ACB (9,3) y el que más faltas recibe (6,5). ¿No tiene la sensación de que a veces es intocable porque los árbitros suelen sancionar cualquier contacto con él?

R. No le puedo contestar a eso, lo deben decir los demás. Siempre trato de hacer el trabajo que me indican con cualquier jugador. Yo tengo el mismo respeto para todos los rivales, pero miedo, de ninguno.

El apodo de ‘Tortuga’ se asemeja a mi forma de ser fuera de la cancha: pausado”

P. ¿La clave para ganar al Barcelona es parar a Mirotic y a Brandon Davies?

R. No, creo que será parar a su equipo en general, no a dos jugadores. Tienen un buen plantel que viene haciendo un buen trabajo y nosotros tendremos que estar concentrados en lo nuestro, en hacer nuestro trabajo también y en hacerlo bien.

P. ¿Hablan en el vestuario de la fortaleza de los azulgranas, que parecen haber conformado uno de los mejores equipo de su historia?

R. No, no, no. Trabajamos toda la semana preparando el partido, pero con la misma intensidad de siempre.

P. ¿Jugador por jugador tiene el Madrid mejor plantilla que el Barcelona?

R. Eso tendrá que decirlo la gente de afuera, en lo personal para mí el mejor equipo es el nuestro, obviamente.

P. ¿Cuál es la mayor fortaleza de su equipo, la que le ha hecho un equipo campeón?

R. Aquí todos trabajamos en la misma dirección, tratando de buscar el mismo objetivo día a día de superarse, hacer bien las cosas y ganar títulos, que es para lo que estamos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *