Tacko Fall, el gigante que prefiere ser Steve Jobs

El senegalés de 2,31 de estatura, con notas académicas de excelencia, lucha a contracorriente por un puesto en los Celtics y en una NBA que ya no aprecia a los  gigantes.

Más grande que nadie en el basket actual, Tacko Fall (23 años, 2,31 metros de estatura con las zapatillas puestas, porque así se mide a los jugadores en la NBA) nació en Dakar, Senegal, en el seno de una familia de genes tan especiales que uno de sus hermanos mide 1,80 con solo ocho años. Jamás se había plantado en una pista de basket hasta que su ‘don’ le abrió las puertas de Estados Unidos a los 16 años. La estatura, ese intangible sagrado, lo único que no puede entrenarse, le puso bajo el brazo una beca para un pequeño instituto en Tavares (Florida) y de ahí, sin cambiar de estado, pasó en 2015 a UCF, la universidad de Central Florida.

Fall ha jugado con éxito la liga de verano con los Celtics. No ha sido cortado aún, pero tiene difícil llegar a la plantilla definitiva
Fall ha jugado con éxito la liga de verano con los Celtics. No ha sido cortado aún, pero tiene difícil llegar a la plantilla definitiva

Todo perfecto hasta que los rectores de la NCAA sospecharon de sus elevadísimas notas, un 3,6 sobre 4, equivalente a un sobresaliente. Se abrió una investigación que le apartó del equipo y de sus estudios de Ingeniería en UCF. Pero Tacko no engañaba. “Si me preguntas qué prefiero ser, si Steve Jobs o LeBron James, lo tengo claro: lo primero”, decía convencido. La investigación reveló que Tacko era un pequeño genio con dotes de excelencia en disciplinas de ciencia, y pudo completar su ciclo universitario de cuatro años con promedios aceptables (10 puntos, 7 rebotes y casi tres tapones).

La pasada primavera, el ‘March Madness’ le puso en el mapa al cruzarse con Duke y el súper crack Zion Williamson: UCF estuvo a punto de ganar la batalla y Fall entró en las quinielas del draft. Pero ninguna franquicia en la NBA apostó por él, víctima de unos tiempos en la liga malos para los gigantes como él, demasiados lentos para salir con rapidez a un cambio defensivo lejos de canasta.

Tacko fue investigado por la NCAA, que receló de sus excelentes notas académicas, pero el examen reveló que era un estudiante sobresaliente
Tacko fue investigado por la NCAA, que receló de sus excelentes notas académicas, pero el examen reveló que era un estudiante sobresaliente

Semanas después de aquel draft, Boston Celtics fue a contracorriente y ofreció a Tacko un modesto contrato ‘10 exhibit’ para jugar la liga de verano. Lo hizo lo suficientemente bien como para no ser cortado. Sigue en la lucha por un puesto en la plantilla definitiva, aunque tiene tres ‘centers’ por delante: Enes Kanter, el alemán Theis y Robert Williams. Es probable que acabe en la liga de desarrollo y es también probable que, si llega a la NBA, sea un recurso de fondo de banquillo porque la liga ya no quiere gigantes. Pero, ya saben, el ingeniero Fall prefiere ser Steve Jobs.

Récord histórico de envergadura: 2,51 metros

Tacko Fall ostenta los récords históricos en varios apartados métricos entre los jugadores medidos por la NBA, aunque eso incluye apartados que no se les midieron el siglo pasado a gigantes como Manute Bol o Gheorhe Muresan. Fall tiene 8 pies y 2,5 pulgadas de envergadura (2,51 con los brazos extendidos), y llega a 3,08 metros con los brazos estirados en vertical, a dos centímetros de la canasta, así que es capaz de ejecutar un mate de puntillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *