17 de junio de 2021

Basquetformativoolavarria

Magazine de basquet

Su madre creía que jugaba al vóley… pero estaba en un taller

5 min read
  • La italo-canaria del Avatel Racing, Christine Giampaoli, compite en el Rally Andalucía con la mirada puesta en el Dakar
  • Empezó a aprender mecánica a los 17 años a escondidas para convertirse en piloto tras enamorarse del motor por casualidad
  • Ha competido tres años en el campeonato americano y mexicano y ahora es piloto de la Extreme E

Hay personas que tardan muchos años en decidir su rumbo y su propósito en la vida. A ella, le ayudó la casualidad. Con 17 años, estaba en la puerta de su casa, en Fuerteventura, cuando de repente, algo cambió su manera de mirar la vida para siempre. “Vi pasar un Toyota Corolla del 1989 y me enamoré totalmente. No sabía que era un coche de rally, no tenía ni idea de nada y empecé a leer en Internet y a informarme”. Ahí empezó todo. Christine Giampaoli Zonca (22 de julio de 1993)nacida en India, donde vivió ocho años, y con familia italiana, conoció su pasión por el motor aquel día.

Empezó a ir al taller de Dani, el propietario del Corolla, y ahí empezó a cambiar ruedas y a aprender mecánica. “Oye Dani, yo también quiero ser piloto”, le dijo Giampaoli. “¿Tú eres rica?”, le contestó. “Le dije que no. Pero él tampoco lo era. ‘Ya pero yo soy mecánico’, me respondió. Y ahí dije: ‘Tendré que dedicarme a esto”. Ya no había vuelta atrás. Se compró entonces todos los libros habidos y por haber para aprender mecánica de coche . Dani le dejó un trocito de su jardín para que se ensuciara las manos y trasteara con un chasis de un Golf. “Tardé un año en prepararlo”, recuerda a MD Chrstine, que empezó entonces a correr en el campeonato canario de ralliescertamen que dos años más tarde conquistó (2014) en dos ruedas motrices con el Corolla que precisamente le enamoró.

Anteriormente, había tenido que contarle por fin a su madre su sueño. “Al principio, por cuestiones familiares no me parecía el caso de contarle a mi madre que quería ser piloto de rallies. Entonces, por la mañana trabajaba en una heladería y por la noche en un bar. Y por la tarde iba al taller. Me veía entrar en casa toda sucia y un día me preguntó: ¡Qué haces todo el día fuera de casa?’. ‘Me apunté a voley playa”, le contesté. Estaba muy contenta de que estuviera en un equipo y decidí que siguiera así. Pero luego fue a buscarme… y no me encontró”, expresa entre risas Christine GZ.

Sin la billetera de otros para correr, Giampaoli sabía que debía trabajar para pagar su sueño, pero hacerlo le quitaba demasiado tiempo. Decidió unir entonces sus dos pasiones: “Pensamos que si abríamos un taller con Dani podríamos trabajar durante el día, y por la noche, cerrar el taller para meter los coches de rally”. Y así fue. Posteriormente, fue piloto del primer equipo íntegramente formado por mujeres, con Mavisa. En 2016, gracias al apoyo recibido por ‘crowdfunding’ logró disputar el RallyRACC Catalunya-Costa Daurada. Pero iba al día, siempre preocupada por el presupuesto. “Iba al límite”. Debía cambiar su estrategia

Christine Giampaoli, con el Avatel Racing en el Rally Andalucía 2021
Christine Giampaoli, con el Avatel Racing en el Rally Andalucía 2021

Todo o nada

“Me cogí un mes fuera del trabajo para reflexionar. Decidí sacar todo lo posible durante ese mes. Me gasté los 1.100 euros que tenía en mi cuenta, todos los días mandaba 30 o 40 correos, a todo Dios, y llegó un momento que vi que si no funcionaba tenía que volver a trabajar al taller y ya está”. En ese mes, quemó todos sus cartuchos. “Me fui a la Feria de Birmingham de Autosport a trabajar de ingeniera a cambio de los gastos. Cada vez que acababa una charla con alguien siempre le decía: “Por cierto, soy piloto…” y les daba mi tarjeta. Me fui a Italia al Rally Il Ciocco. Tenía que buscar contactos. Incluso hice autostop para llegar a Portugal. Y justo en el último evento en Italia, me contestó un equipo americano, uno de los miles de correos que había enviado”. No creía que la cosa fuera en serio, pero cogió la llamada.

Me dijeron que querían a un piloto masculino. Pero al ver que era ingeniera mecánica les interesaba mi perfil porque me dijo que las carreras en América eran muy duras. Le pagaron un billete a Los Ángeles y ahí estaba, en pleno desierto del Mojave (California), en un desguace de aviones, ante un buggy de unas dimensiones que jamás había visto. Estaba acostumbrada a un Peugeot 208 de Rally y se jugaba un asiento ante otros 19 chicos. Se lo ganó.

Este es el vídeo que grabó una jovencísima Christine Giampaoli para poder realizar su sueño

Del sueño americano, al del Dakar

Ello le permitió competir todo el campeonato americano y el mexicano. Allí logró un magnífico Top-5 en la mítica Baja 1.000. Sin embargo, llegó la pandemia del coronavirus y el equipo le aconsejó que volviera a casa. Pero lejos de cortar su progresión, su trabajo y su crecimiento en las redes sociales por su enorme dedicación le harían recoger sus frutos.

Avatel la contactó para correr el campeonato de España y mirar al Dakar. Aceptó, dejando atrás el sueño americano. Junto a Avatel e Hispano-Suiza llegó la gran oportunidad también de competir en la Extreme E, como rival de pilotos de la talla de Sainz y de su gran ídolo, Sébastien Loeb. Ahora, esta semana repite en el Rally Andalucía con el Avatel Racing, donde el año pasado ya hizo podio en su clase.

Oliver Bennett y Christine Giampaoli forman el equipo Hispano-Suiza Xite Energy de la Extreme E
Oliver Bennett y Christine Giampaoli forman el equipo Hispano-Suiza Xite Energy de la Extreme E

En el Campeonato de España compite con un T2, pero en la prueba andaluza tuvo la oportunidad de probarse con un T1N, un Hilux. No lo quiere desaprovechar. Todo, para avanzar a pasos agigantados hacia el sueño del Dakar, donde sabe que puede tener mucho que decir en la categoría de Side by Side, donde ya brilló el año pasado la burgalesa Cristina Gutiérrez“Quiero trabajar al máximo posible este año para coger la máxima experiencia y llegar al Dakar bien, y no sin tener ni idea de lo que pasa”, agregó a este diario.

Christine Giampaoli, piloto de la Extreme E

“Intentaremos a ver si se puede ir con un Side by Side y si no, iremos con el T2 del Campeonato de España o lo que sea”, finalizó Giampaoli, un ejemplo más de trabajo para todas las niñas que sueñan con ser piloto. Por historias como la de Christine, cada vez son más.

Christine Giampaoli
Christine Giampaoli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.