Seguirá los pasos de su padre: Shareef O’Neal jugará para LSU como hizo en su día Shaq

El hijo de Shaquille O’Neal, Shareef O’Neal, era uno de los jugadores más prometedores del país (top 30 de su generación), pero lamentablemente tuvo que someterse en 2018 a una operación de corazón que ha retrasado su evolución. Ahora, con su primera temporada en UCLA entrando en la parte final, Shareef O’Neal ha anunciado que seguirá los pasos de su padre y que pedirá el transfer a LSU, universidad para la que jugó Shaq.

«Son unas huellas muy grandes que seguir», dijo Shareef O’Neal sobre la decisión de seguir el mismo camino que su padre. «Pero estoy preparado. Tienen un gran programa. Louisiana es una escena diferente, llevo casi toda mi vida en Los Angeles, pero estoy preparado». 

O’Neal jugó en 13 partidos para UCLA esta temporada antes de anunciar el mes pasado que dejaría el programa para la próxima temporada. Sus promedios estaban siendo de 2.2 puntos y 2.9 rebotes en 10.2 minutos por partido.

Shareef O’Neal también le contó a Sports Illustrated que acababa de recibir un mensaje de texto de ánimo de Kobe Bryant unas horas antes de que este falleciera trágicamente hace unas semanas. Según O’Neal, Bryant hablaba con él de forma regular, y ese mensaje es ahora el fondo de pantalla de su smartphone.

«La muerte de Kobe me ha hecho centrarme más», dijo a Sports Illustrated. «Creo que ha cambiado mi motivación y la ha multiplicado por 10. Lo voy a hacer por él, porque sé que él querría que yo tuviese éxito». 

En su día a día tendrá que ver de continuo a su padre Shaquille, aunque sea por el simple motivo de que LSU tiene una estatua de Shaq machacando un aro en la entrada de su pabellón desde 2011. Shareef, que inicialmente había decidido jugar en la universidad de Arizona, renunció a su compromiso y se decidió después por UCLA.

Actualmente Shareef O’Neal mide 2.08. Jugó las últimas dos temporadas anteriores a la NCAA en Crossroads High en Santa Monica. Como senior en su última temporada, O’Neal ayudó a la escuela a ganar el título estatal CIF División II por primera vez desde 1997. En esa final, anotó 29 puntos, capturó 17 rebotes y puso 5 tapones. O’Neal promedió 27 puntos en su último año, mientras que Crossroads terminó con un récord de 25-9.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar