vie. Jul 3rd, 2020

Basquetformativo

Magazine de basquet

Regatas en lo más alto de La Liga, el título de la temporada 2012/13

9 min read

En esta nueva entrega de Campeones Históricos nos adentramos en conocer un poco más a Regatas de Corrientes, que se llevaría el título de la temporada 2012-13. El recuerdo de la final frente a Lanús, del Súper 8 y La Liga Sudamericana en las voces de Nicolás Casalánguida, Paolo Quinteros y Javier Martínez.

Por Noelia Ortmann

Un 8 de mayo pero de 2004, Regatas de Corrientes llegaba a la elite del básquetbol argentino tras ganarle a Conarpesa de Puerto Madryn el cuarto partido de Semifinales del Torneo Nacional de Ascenso. Desde allí, “Los Fantasmas” comenzarían a consolidarse en La Liga Nacional. En el 2007 obtendrían la Copa Argentina, en el 2008 conseguirían su primera Liga Sudamericana y su primer Súper 8 y en el 2011 serían los reyes del continente al sumar a sus vitrinas La Liga de Las Américas. Sin embargo, en la temporada 2012/13, se cumpliría un nuevo sueño: entrar en la historia de La Liga Nacional al llevarse el título. 

El inicio y la construcción del equipo 

“A partir de la temporada 2011/12 nos pusimos ya el traje de ser protagonistas. La primera temporada de Nico (Casalánguida) y Paolo (Quinteros) llegamos a semifinales contra Obras. Cuando llegó la 2012/13, que salimos campeones, ya era el segundo año de Nico, el segundo o tercero de la mayoría, entonces no hay secretos en La Liga, el que mantiene el 60, 70 % de su plantel, de su cuerpo técnico; se lleva una ventaja bastante considerable al comienzo. Era un equipo muy competitivo en las prácticas, en los entrenamientos nos molestaba perder, teníamos mucho plantel y hasta cuando no nos iba bien al primer quinteto, muchas veces terminaban de solucionar partidos el segundo quinteto, a veces también se le sumaba un grupo de talentos de chicos reclutados. Me sentí muy cómodo con quien estaba detrás mío que era Nicolás Ferreyra. En el Súper 8 ya estábamos consolidados”, relata Javier Martínez, emblema e ídolo máximo de la institución correntina. 

El entrenador, Nicolás Casalánguida, recuerda su llegada a Regatas y cómo se fue formando aquel equipo que se consagraría campeón: “Yo estaba en Gimnasia de Comodoro, y sentía que ya había cumplido un ciclo. Cuando me llama Eduardo (Tassano) fue muy claro, me dijo: “Nosotros queremos ser campeones”. Ya había una estructura de equipo, se notaba que tenía mucho ambición, ya había sido campeón de La Liga de Las Américas. En la primera temporada en la que me toca estar ya formamos una equipo bastante grande, se mantuvo Javier (Martínez) con un grupo de jugadores más, sumamos a otros, llegó Paolo (Quinteros), una incorporación muy importante. Recuerdo que después de perder las semifinales con Obras, ya en esa noche, en ese cierre de temporada ya estábamos hablando del siguiente año. Recuerdo que Paolo me dijo: “Quedate tranquilo que el año que viene vamos a ir por el campeonato y lo vamos a ganar”, había una mirada de pensar en lo que venía. En la temporada próxima se mantuvo la gran parte del plantel, los dirigentes querían armar un equipo sumamente competitivo para ir por todo, había jugadores en un momento deportivo muy bueno, la llegada de Federico Kammerichs fue fundamental, nos dio un envión importante como Jerome Meyinsse y Tony Washam. Se marcó claramente que el objetivo principal era ganar La Liga”. 

“La verdad que los jugadores eran muy buenos. Tenían mucha mentalidad y mucha ambición para hacer historia en un lugar. Ese equipo estaba comprometido con la institución para conseguir el logro máximo. Había una presión tan grande que nos hacía bien”, indica el DT. 

“En mi cabeza había muchas cosas juntas. Traté de tomarme mi tiempo para no arrepentirme y tomar la mejor decisión. Sabía que si volvía acá a Argentina, dónde estaba la mayor posibilidad y con qué equipo. Con Nico (Casalánguida) ya habíamos tenido algún contacto por la Selección, y tenía buenas referencias de él, a Javier (Martínez) no lo conocía pero también tenía buenas referencias de él como jugador y persona y de Regatas obviamente. Fue una muy buena decisión la que tomé”, sostiene Paolo Quinteros, otro de los jugadores históricos y vigentes del club remero, donde se encuentra disputando su novena temporada.

“Estábamos todos muy identificados con el estilo de juego de Nico (Casalánguida). Creo que los roles estaban bien establecidos. El equipo era la prioridad, era un grupo muy unido. Nos llevábamos bien dentro y fuera de la cancha. Teníamos mucha hambre, había mucha capacidad técnica. Fuimos ganando mucha confianza con el transcurso de los partidos”, relataQuinteros. 

“Llevo nueve años en Regatas, nunca pensé que iba a estar tanto tiempo. Regatas era el equipo que más interés tenía en mí cuando arreglé, había hecho un gran esfuerzo para que venga. Es como mi segunda casa. Desde que llegué me hicieron sentir muy cómodo, siempre me respetaron, siempre me trataron con muchísimo cariño. Estoy muy agradecido a los dirigentes, a la gente de Regatas y de Corrientes. Mi idea es terminar mi carrera acá” (Paolo Quinteros).

“Amo Corrientes. Fue en el lugar donde me sentí amado, respetado, idolatrado. Me retiré feliz, donde quería. El club me dio absolutamente todo, no solo los dirigentes, la ciudad también. En Corrientes la gente era muy agradecida. Es un club que siempre aspiró a más pero además es un club social de familia. Siempre sentía como capitán que tenía que involucrar a todos. Si hacía un asado invitar a dirigentes, cuerpo técnico, presidente, los chicos, con las novias, con los hijos, hacer de esto una familia. Ni en mis mejores sueños hubiera pensando jugar 15 años fuera de mi país y haber tenido tantos años en una Liga Nacional, haber ganado un poco de respeto y haber sido referente en un club y que la gente no se olvide. La gente siempre te hace sentir de que pasaste por ahí. Soy un agradecido” (Javier Martínez).  

“Es un club que tiene 15.000 socios y tiene muchas disciplinas deportivas. El hecho de que esté la playa ahí al lado de la cancha hace a la ciudad muy particular. La gente de Regatas ama el básquetbol. Tengo grandísimos recuerdos en todo sentido. El respeto que tiene el correntino hace a la ciudad particular, y Regatas es dentro de la ciudad una institución muy importante. Me marcó en mi carrera. Le guardo mucho afecto y cariño” (Nicolás Casalánguida). 

Súper 8

Antes del comienzo de la segunda fase, Regatas obtendría el segundo Súper 8 en su historia, en la final vencería a Quimsa. “En el Súper 8 recuerdo que se lesionó Nico Ferreyra, que era el completo de Javier Martínez y apareció Manu Buendia, que era un chiquilín que no había ni debutado y tenía esa personalidad que se había formado también con estos monstruos, Kammerichs, Martínez, Quinteros. Hizo un trabajo muy importante. Ahí te das cuenta de la importancia del proyecto integral que había. Me acuerdo que terminó el Súper 8 y ya estábamos pensando en lo que venía. No nos relajábamos”, recuerda Nicolás Casalánguida. 

La Liga Sudamericana

A pesar de caer en el último juego frente a Flamengo, Regatas se consagraría campeón también por segunda vez de La Liga Sudamericana y en su estadio “José Jorge Contte”. “No queríamos dejar pasar la oportunidad de La Liga Sudamericana, queríamos seguir demostrando que no era casualidad que estuviéramos ahí, que todo era fruto del esfuerzo y del trabajo. Llegamos al último juego, donde podíamos perder por ocho o nueve puntos, perdimos, pero salimos campeones y pudimos festejarlo con nuestra gente en Corrientes. Pero no nos queríamos relajar, sabíamos que el gran objetivo era La Liga. Siempre entrenábamos al cien por cien, queríamos llegar hasta la última instancia y ganarla”, rememora Paolo Quinteros. 

“Había mucha jerarquía en La Liga Sudamericana. Cuando los dirigentes en el equipo no te hacen faltar nada es muy importante, nosotros solo teníamos que pensar en básquet. Quizás parece como que es normal pero no lo es”, sostiene Nicolás Casalánguida. 

Paolo Quinteros es el jugador con más partidos en la historia de Regatas (414). Detrás se encuentra Javier Martínez (381). Es el máximo anotador (6459) y está primero en la tabla de triples convertidos dentro de la institución (792). Martínez está segundo en la tabla histórica de puntos anotados (4026) y es el segundo jugador con más triples convertidos (494). Es el líder en asistencias (1736). 

Los playoffs y el título ante Lanús

Regatas se llevaría el primer lugar de la Fase Regular y ganaría el boleto directo a Cuartos. “En el primer playoffs de Cuartos de Final, Gimnasia de Comodoro nos lleva a un quinto juego en Corrientes, donde tuvimos que esforzarnos al máximo para poder ganarlo. Sabíamos de nuestras virtudes, y de nuestra capacidad. Fue fundamental el trabajo de todo el equipo en sí. Si el quinteto titular no estaba bien venían los jugadores desde el banco y daban soluciones. Después venía Boca, un equipo con mucho carácter, mucho nombre, con jugadores con experiencia, que también nos llevaron a un quinto partido, donde gracias a Dios apareció Nico Romano para ganar el juego. Luego llegó la gran final, que era el gran objetivo. Nos enfrentamos a un gran equipo como Lanús. Nosotros llegábamos muy bien físicamente, cada uno con su máxima energía. Creo que fueron importantes los dos juegos de local, ganamos bien muy cómodos y eso nos dio un margen muy importante para ir a Lanús. Sabíamos que teníamos que jugar con eso a favor, era fundamental el tercer partido. Entre todos tratábamos de mantener la máxima concentración porque sabíamos que si ganábamos ese juego teníamos La Liga en el bolsillo. Para el cuarto juego se hablaba mucho de que nos íbamos a dejar ganar para dar la vuelta en Regatas, que recuerdo que era algo que nos molestaba muchísimo. Cuando volvimos a Corrientes fue algo muy lindo poder compartirlo con toda la gente acá. Fue tremendo el recibimiento que tuvimos”, palabras de Quinteros, MVP de la temporada y de las finales. 

“La sensación interna era que si perdíamos en Cuartos de Final era un fracaso. Eso creo que también nos generó una dificultad para sobrellevarlo como equipo. Cuando le ganamos a Boca en Semis nos sacamos una gran presión, el equipo se ajustó. Sentíamos que habíamos sido contundentes todo el año y debíamos ser contundentes en la final”, recuerda el entrenador. 

“La prueba de fuego fue contra Boca. Me acuerdo que pusieron mucho énfasis en Paolo (Quinteros). No había dos partidos iguales con el Che García. Para mí y para Nico (Casalánguida) era difícil leer rápido. En la final creo que el primer partido fue determinante”, rememora Javier Martínez. 

Regatas Corrientes superaría a Lanús en la final con un contundente 4 a 0 (90-64, 65-55, 76-78 y 65-69). En el último encuentro donde se coronaría campeón, Federico “Yacaré” Kammerichs terminaría como doble figura con 15 puntos y 13 rebotes.

Así lo describen los protagonistas: su segundo hogar, su familia, el sentido de pertenencia. Es Regatas y es Corrientes. Es el club y es la ciudad. El título quedará grabado en la memoria de cada uno de los que formó parte de aquel equipo pero el cariño y el amor recibido por toda la gente correntina y por la institución remera serán atesorados también junto a la consagración en la elite del básquetbol nacional. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.