28 de mayo de 2020

Preparación física: una charla entre referentes

La 3ª entrega de las capacitaciones en vivo contó con la participación de Manuel Álvarez y Marcelo López, dos especialistas en el área. Este viernes, a las 12hs será el turno de Pablo Favarel y Herman Mandole.El ciclo Aprendé desde Casa, que impulsan CABB y ENEBA para fomentar la capacitación durante esta cuarentena sumó un nuevo episodio este miércoles. Tras la espectacular charla que mantuvieron Silvio Santander y Pablo Prigioni el pasado lunes, fue el turno de Manuel Álvarez y Marcelo López, dos auténticos referentes de la preparación física en el básquetbol. El primero, con más de una década al frente de la Selección Mayor Masculina y el segundo, con paso por nuestra Liga Nacional y la experiencia de de estar trabajando individualmente con Luis Scola. La conversación comenzó con un consejo sobre la importancia de permanecer en contacto con los colegas de distintos niveles. Es el caso particular de Marcelo López, que forma parte de un grupo con otros 40 profesionales del ámbito deportivo donde se proponen ideas o se dan referencias de otros trabajos para compartir conocimiento, comentarios, opiniones y mantenerse actualizado.

Acto seguido, López se puso en el lugar de entrevistador y propuso una serie de preguntas que sirvieron como disparadores para el debate. La primera giró en torno a las características de los jugadores argentinos de elite que los hacen diferentes al resto de sus pares, incluso a nivel internacional. Álvarez fue claro y convincente con su respuesta: “La más importante es el instinto de autosuperación. Es un factor común que comparten los miembros de la Generación Dorada, sobre todo en la última etapa. No caer en una meseta porque lograron un objetivo, los hizo distintos. Estar convencidos de trabajar con la idea de que todos los días seas un poco mejor que ayer”. Además, destacó la competitividad y la inteligencia: “El profesionalismo en torno al descanso, la alimentación y al entrenamiento inteligente dejó la vara muy alta para los demás”.

TRABAJAR DURANTE LA CUARENTENA
El aislamiento obligatorio propone un enorme desafío en torno al entrenamiento. Representa una anomalía a la que no se está acostumbrado y que requiere innovaciones. La segunda pregunta por parte de López estuvo apuntada al trabajo durante la cuarentena, para tratar de ordenar las prioridades sobre qué priorizar. “Esto es insólito y nadie tiene la verdad”, contestó Álvarez, y luego agregó: “Lo primero para aclarar es que nada va a suplir el entrenamiento de básquet. Tener eso en claro bajará el nivel de frustración. En este contexto, la búsqueda será perder lo menos posible, nadie va a ganar con esto”.

Cada atleta tendrá herramientas y espacios diferentes para trabajar, no todos están equipados ni poseen grandes distancias para moverse. Sin embargo, Álvarez apuntó a lo esencial: “Como profe, una de las variables que manejaría sería el Índice de Masa Corporal. Como dato cuantitativo, el peso del jugador es una variable a tener en cuenta. Así como ese valor puede cambiar para mejor muy rápidamente, también puede empeorar, por eso hay que intentar compensar el gasto energético. Intentaría que el gasto cardíaco se asimile a la situación de juego, trabajaría sin pausa para conseguir meterme entre el 85 y 90% de la frecuencia cardíaca, que en algún punto se relaciona con lo que sucede cardíaca y metabólicamente en el deporte”.

“Lo segundo serían cuestiones que tiene que ver con lo estructural. Aprovechar este espacio para fortalecer alguna debilidad”, a lo que López agregó: “Otro tema que trabajaría en la cuarentena es la flexibilidad. Si bien hay excepciones, el acortamiento muscular se da en la mayoría de los jugadores. Hay que aprovechar la cuarentena para aumentar el rango de movilidad, porque esta es una posibilidad casi única. También es un buen momento para una recomposición orgánica. No solamente osteoarticular o muscular, sino también psicológica. Para recuperar energía”. “Si tomás esto como una oportunidad te va a ayudar a transitarlo mucho mejor”, sentenció Álvarez.

LA VUELTA AL TRABAJO
Cuando las autoridades liberen las restricciones y los equipos puedan volver a juntarse, la vuelta al trabajo será delicada y requerirá cuidados y prioridades. En este caso, ambos interlocutores coincidieron: “Terminado esto, hay que intentar pedir, mínimamente, 14 días para la adaptación, porque no hay absolutamente nada por encima de la salud del deportista, que son los que sostienen el espectáculo”. Además, ambos enfatizaron la importancia de una planificación cuidadosa: “La prioridad es la cancha y jugar al básquet, porque hay una cuestión de sensibilidad con el balón que se perdió y se debe recuperar. En este caso es importante seleccionar qué si y qué no y entender que no siempre mucho es mejor”.

A su vez, ambos subrayaron al diagnóstico como una parte vital para prevenir lesiones: “La prioridad es el básquet, pero en función de eso hay que tener el ojo permanente para detectar los síntomas de fatiga. El primer síntoma detectable es la falta de coordinación. Hay que estar atentos a lo que podemos hacer y también a lo que pasa con el jugador. Hay que tener una observación milimétrica. Si bien la fatiga es una situación reversible y buscada, hay que regularla para que me permita entrenar al día siguiente”.

CONSEJOS PARA FUTUROS PROFES
Por último, Marcelo López le pidió a su compañero que, apoyándose en sus 30 años de experiencia, les de un consejo a los profesionales que están comenzando su camino por la preparación física. Álvarez contó una anécdota con Manu Ginobili que le hizo cambiar rotundamente su concepción del entrenamiento y le dejó en claro la importancia de: “Nunca perder la capacidad de escucha, ni dejar de pensar que el jugador es el protagonista. Es el constructor de su esfuerzo y de su sensación de fatiga. Más allá de las convicciones que tenga, uno no es el dueño. Hay que saber que el ego es el enemigo del conocimiento La soberbia y la autoridad nada tienen que ver con el saber. Desde ese momento, lo que dice el otro tiene un lugar de validación altísimo”.

En línea con esa reflexión, destacó algunos elementos de suma importancia: “Capacidad de escucha, convicción pero no cerrada sino poniéndose a prueba. Entender que el ABC del trabajo es el propio deporte, el juego. Además, saber que no tener tecnología no te va a hacer mejor ni peor profe, hay muchos métodos alternativos”.

EL VIERNES CON FAVAREL Y MANDOLE
El ciclo Aprendé desde Casa continuará este viernes, con su cuarta entrega. Desde las 12hs, Herman Mandole y Pablo Favarel contarán sus vivencias como jóvenes entrenadores con experiencia en el exterior, la adaptación a otras culturas e idiomas desde el rol de entrenador. Nuevamente, la charla se podrá ver por la cuenta de Instagram de CABB en http://instagram.com/cabboficial.

Prensa CABB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may have missed