Pablo Bruna “Haber ganado el segundo juego nos desahogó y tranquilizó”

Pablo Bruna se refirió a lo que dejó los dos primeros partidos de las Finales de la Liga Argentina entre Platense y San Isidro. El base del Calamar habló también de la paridad que reina en la serie y lo que se avecina para los próximos partidos en San Francisco.

Después de haber caído en el primer encuentro de las Finales por el título y el ascenso, Platense se recuperó con creces y consiguió una importante victoria en el segundo duelo de la gran definición de la Liga Argentina. El Calamar arrancó la serie con el pie izquierdo pero supo reponerse, empató la serie 1 a 1 y ahora viajará a San Francisco con la misión de robarle al menos juego a San Isidro. La final de la Liga Argentina está en su punto máximo de emoción, y el panorama baraja distintas probabilidades en el desarrollo de la serie.

Pablo Bruna, determinante en el segundo punto de la serie manejando los hilos del Calamar y conduciendo a su equipo rumbo a un importante triunfo, habló de lo que dejaron los primeros dos encuentros de la serie ante San Isidro. El base de Platense es factor desequilibrante, en base a su experiencia y su juego, resultando clave dentro de la estructura del entrenador Alejandro Vázquez.

Bruna promedia 10.1 puntos (48.4% en dobles, 35.3% en triples y 67.0% en libres), 4.2 rebotes y 5.6 asistencias en 30.6 minutos, dentro de los 53 partidos que lleva jugados a lo largo de esta temporada. Viene de marcar 12 puntos, 6 rebotes y 8 asistencias en el último encuentro, y dentro de su nivel en alza se refirió a todo lo gira alrededor de las presentes Finales.

– ¿Qué saldo te dejó los primeros dos encuentros en Platense?
– Para mí los dos juegos fueron bastantes similares y parejos. Como dijiste, la diferencia fue que en el primero el último cuarto fue para ellos y en el segundo partido fue para nosotros. Me parece que en el primer juego nos jugó una mala pasada la ansiedad o la desesperación de querer ganarlo cuando antes al partido, y cometimos algunos errores que no veníamos teniendo en los playoffs. Está de más decir que eso en una final lo pagás caro y eso fue justamente lo que pasó. En el segundo partido lo pudimos corregir, aguantamos la venida de San Isidro en el tercer cuarto, se nos pusieron a uno, pero en el último cuarto lo pudimos sacar adelante, impusimos nuestra defensa que nos caracterizó todo el año y logramos liquidarlo en ataque.

– Hicieron ajustes y lograron un cambio en el segundo partido, ¿por dónde abordaron el juego del domingo?
– Creo que después del primer partido terminamos con bronca, sabíamos que esa diferencia no existe y que dejamos pasar una oportunidad de mantener la localía y de ir a San Isidro mucho mejor. Pero creo que cada uno de los jugadores interiormente sabía que no era algo determinante, y tampoco lo era si nosotros ganábamos los dos. Somos dos equipos que pueden ganar tanto de local como de visitante, los dos equipos ya lo han demostrado en estos playoffs y San Isidro lo demostró en el inicio de estas finales. Hicimos mucha autocrítica de lo que pasó, de cómo nos sentimos y de cómo jugar una final. Y también tratamos de corregir algunas cosas con el scouting, viendo videos, y por eso pudo dar frutos para el segundo partido.

– Está claro también que ganar de la forma en la que lo hicieron también revitaliza la confianza.
– Sí, creo que nos hizo bien para poder encarar el tercer partido de ahora en San Isidro con un poco más de ánimos. Me parece que la serie va a ser larga, está demostrado, porque más allá de las diferencias abultadas que se sacaron sobre el final en los últimos cuartos, los dos partidos fueron muy trabados, muy tácticos y muy físicos. Creo que va a seguir manteniendo esa tendencia la serie. Haber ganado el segundo juego con esa diferencia sobre el final nos desahogó un poco, más que todo nos tranquilizó.

– ¿Cómo se preparan para los juegos en San Francisco?
– A lo largo de toda la temporada y estos playoffs mi sensación es que el equipo de visitante juega mejor, más pensante, llevando mejor los juegos y analizándolos mejor, y ejecutándolos mejor dentro de la cancha. Pero también está el otro factor, de que San Isidro de local también se hace fuerte, y ellos van a tener que saber manejar la ansiedad de la gente de San Isidro por querer ganar los dos partidos con la serie allá. Como te decía, no creo que sea determinante el factor de la localía, pero ellos lo pueden hacer sentir, y nosotros tenemos que estar preparados para hacer lo que nos pide el cuerpo técnico, para ejecutar bien nuestro plan de juego, que si lo hacemos tenemos chances de ganar el primero allá y después ya pensar en el domingo.


Prensa AdC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *