Los Rockets se interesan por la situación de Russell Westbrook

El futuro del base californiano parece estar lejos de la franquicia de Oklahoma. Los Thunder, con el traspaso de Paul George, han iniciado un periodo de reconstrucción.

El tiempo de Russell Westbrook en los Oklahoma City Thunder parece que está llegando a su fin. El proyecto deportivo, liderado casi desde sus inicios por el base californiano, se antoja agotado y Sam Presti, el general manager de la franquicia, ha decidido iniciar un periodo de reconstrucción para procurar un nuevo asalto al anillo. El traspaso de Paul George con rumbo a los Clippers hace unos días, además del intercambio de hoy con Denver por Jeremy Grant, solo ha sido la punta de lanza de la travesía por el desierto que el equipo está dispuesto a afrontar. Para completar el proceso, solo falta la salida del base californiano.

Los Rockets, según Tim MacMahon (ESPN), se han interesado por la delicada situación de Westbrook en Oklahoma, huérfano de primeras espadas que le acompañen para pelear por los playoffs, antes ya lo habían hecho los Raptors. Este acercamiento de Houston no es extraño, pues se ajusta al modelo de fichajes de superestrellas que gusta a Daryl Morey, general manager de los texanos, mediante traspasos sonoros. Cabe recordar que, siguiendo este patrón, sumaron a James Harden y Chris Paul, los jugadores más destacados en su época más reciente.

Precisamente Paul es el baloncestista que más papeletas tiene para adoptar el camino contrario al que emprenda Westbrook, si llega finalmente a Houston. El base tiene un acuerdo con los Rockets por tres temporadas por un total de 125 millones de dólares, mientras que Westbrook resta por cobrar 171 millones en los próximos cuatro años (si acepta la opción de jugador de la campaña 22/23). Además, las últimas informaciones han apuntado que el vestuario de los Rockets es un polvorín a punto de estallar, si no lo ha hecho ya. Harden y Paul tuvieron fuertes discusiones durante el trascurso del último año por el estilo de juego y, con la salida de Paul, los Rockets podrían contentar a Harden.

Para ello, ambos conjuntos necesitarían la colaboración de terceros equipos. Oklahoma cuenta con 13 elecciones en primera ronda del draft muy golosas en los siguientes seis años, mientras que los de Texas, sin mencionar a Paul, disponen de activos notables como Clint Capela o Eric Gordon.

Si se efectúa este movimiento, los Rockets volverían a reunir en un mismo equipo, sin contar las selecciones nacionales, a Westbrook y a ‘La Barba’, que compartieron camiseta precisamente en los Thunder. También añadirían a los mejores jugadores de la liga en los años 2017 (Russell) y 2018 (Harden). Una apuesta muy arriesgada para hacerse de nuevo con el título de la NBA, que la ciudad de Houston lleva esperando más de dos décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *