18 de mayo de 2021

Basquetformativoolavarria

Magazine de basquet

Ja Morant vs Campazzo y el dato de un duelo picante

5 min read

Si Facundo Campazzo es el mejor defensor de Denver, como se ha dicho varias veces, es lógico que en la asignación de roles tenga que enfrentarse con el mejor jugador del rival en la posición. En la noche del lunes, los Nuggets le ganaron a Memphis un emocionante duelo (aunque no muy bien jugado) en doble tiempo suplementario (139-137). Y el argentino tuvo que lidiar, en varios momentos, con uno de las emergentes estrellas de la NBA: Ja Morant.

Se sabe que Campazzo es movedizo, pegajoso… muy molesto. Y son las reacciones de sus rivales las que permiten entender perfectamente la incomodidad que genera. Le pasaba lo mismo cuando jugaba con los mejores bases de Europa

“Tenés fama de ser un jugador sucio, que incomoda a los rivales en las defensas. ¿Querés que cambie esa percepción?”, se le preguntó en una entrevista en LA NACION en julio de 2019, justo antes el Mundial. La respuesta fue contundente: “No. No quiero que dejen de verme así. Estoy muy cómodo. Que me encasillen con la fama que quieran. Intento ayudar al equipo y voy a hacer todo lo posible por eso. Me encanta defender y agarrar al mejor jugador de ellos. Estoy muy tranquilo con eso. No considero tampoco que mi juego sea sucio”.

Él mismo se autodefine, no hace falta aclarar mucho más. El que hace el trabajo sucio no suele ser reconocido en el deporte. Resalta más el que se luce en ofensiva, por supuesto. Pero de a poco eso va cambiando.

Campazzo frente al imparable Stephen Curry; el argentino incomoda a todas las estrellas que tiene enfrente
Campazzo frente al imparable Stephen Curry; el argentino incomoda a todas las estrellas que tiene enfrenteAP

Ayer, Morant fue un demonio en ofensiva para Memphis. Anotó mucho y abasteció a sus compañeros. Terminó con 36 puntos y 12 asistencias en 45 minutos. Campazzo tuvo un primer tiempo muy malo. Y de no ser por las lesiones de Jamal Murray y Monte Morris, seguro hubiera jugado mucho minutos menos. Pero su aporte en los “intanglibles”, lo mantuvo en la cancha durante 35 minutos, incluso luego de fallar siete de los ocho tiros que intentó y terminar con apenas 3 tantos.

Tras el partido, Morant participó de una conferencia de prensa que terminó de manera abrupta por una pregunta que lo hizo enojar. Y lo dejó muy claro ante el periodista Leonardo Torres, que le consultó: “¿Qué opinás de la defensa de Campazzo hizo sobre vos?”.

El base de Memphis contestó: “Que hice 36 puntos”, y lanzó una risa burlona. Luego continuó: “Voy a dejar que vos respondas esa pregunta. Siento que jugué bien: 36 puntos, 13 de 24 de campo, 12 asistencias…”. Eso fue todo. Se levantó y se fue.

¿Es correcto lo que dice Morant? Desde esa óptica, sí. Muchas cosas se pueden medir desde una planilla técnica de básquet. Aunque otras tantas no. Y es mejor observarlas para tratar de entender lo que pasó en la cancha. Lo que se vio fue que Morant estuvo incómodo con Campazzo, perdió algunas pelotas y, en el último cuarto y los dos últimos tiempos suplementarios, pidió constantemente ayudas a compañeros, para hacer cortinas que lo liberen del emparejamiento con el argentino. Y ese es un detalle que queda registrado gracias a un nuevo campo de estadísticas avanzadas que maneja la NBAy que permite una comprensión más ajustada de lo que ocurre en el juego.

Dennis Smith Jr, de Detroit Pistons, sufre el acoso defensivo de Campazzo
Dennis Smith Jr, de Detroit Pistons, sufre el acoso defensivo de CampazzoJoe Mahoney – FR170458 AP

Se puede saber exactamente cuanto tiempo Morant tuvo la pelota frente a Campazzo (7m56s). Y en ese lapso anotó apenas seis de su 36 tantos. Su índice de aciertos bajó a 33% (apenas 2/6) y a 25% en triples (1/4). Sus medias en el partido fueron de 54,2 y 40%, respectivamente. La evidencia es irrefutable. Campazzo lo afectó. Y hay más: en ese tiempo perdió 3 veces la pelota (sobre un total de 4 en el partido).

También se puede comparar a Morant contra otros jugadores de Denver: le hizo 7 puntos a Michael Porter Jr. (en 1m18s), 8 a Nikola Jokic (1m14s), 7 a Will Burton (1m29s). Vale repetirlo: le hizo 6 puntos a Campazzo en 7m56s.

El rendimiento de Facundo Campazzo en la NBA es objeto de análisis cada día en la Argentina. Y hay una tendencia a enfocarse en sus acciones positivas. Sin embargo, si lo que se busca es encapsular en lo numérico su nivel, el resultado puede ser bastante decepcionante. Su promedio actual es de 5,1 puntos por partido y 2,8 asistencias. Naturalmente si se lo pone frente a los números de una estrella, como Ja Morant, de Memphis, que tiene una media de 19 tantos y 7,4 asistencias, no puede competir.

Campazzo se pega a Paul George, que se queja por el contacto; los rivales ya conocen bien la intensidad del cordobés
Campazzo se pega a Paul George, que se queja por el contacto; los rivales ya conocen bien la intensidad del cordobésAP

Pero entonces, ¿por qué Mike Malon, el coach de Denver, lo quiere tanto en su equipo? Probablemente por esas estadísticas que no son públicas y por aquellos detalles que todavía no se pueden medir en planilla.

Un último ejemplo. Campazzo está en el podio de una estadística muy particular: deflections (desviaciones) por 36 minutos. ¿Qué es eso? Cuando un jugador recupera la pelota se lo considera en la estadística de robos. Pero hay ocasiones en las que toca la pelota y no consigue recuperarla. Eso no tenía registro. Ahora sí.

¿Por qué alguien querría conocer esos datos?, ¿cómo pueden ser esas acciones positivas para un equipo? Sencillo: son jugadas que entorpecen el ataque aunque el rival mantenga el control. O se desvía un pase que incomoda al tirador, o se envía la pelota afuera de la cancha, restándole tiempo a la posesión del adversario. Los entrenadores valoran mucho ese aporte. En cuanto a los 36 minutos, se establece como promedio general para poder comparar titulares y suplentes dentro del rubro

En toda la NBA, el líder de “deflections” es Matisse Thybulle, con 5,6 por encuentro. Lo sigue TJ McConnell, con 5. Y tercero es Campazzo, con 4,8. Hace poco los relatores de la campaña de Houston dijeron se pegaba a sus rivales como la peste. Esa estadística explica y confirma una percepción que antes no tenía registro.

Campazzo deberá mejorar mucho su ofensiva para ser más que un hombre de rol en Denver. Porque el valor del ataque sigue siendo el máximo activo en la consideración de la NBA. Sin embargo el juego evolucionó de modo tal que los buenos jugadores pueden ganarse su lugar más allá de las estadísticas que se ven en la televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.