mié. Jul 8th, 2020

Basquetformativo

Magazine de basquet

A 20 años de la conquista: Colección Homenaje Vol 23, Fiesta patria, olavarriense y bataraz

14 min read

25 de Mayo de 2000. No, no voy a empezar que veinte años no es nada, porque fueron muchos y todo cambio en este lapso, y si no, lean al final.

NOTA: Gustavo Burgardt, para BFO

El comienzo podría tener dos o más fechas, para mi dos. El del torneo en si, el 16 de setiembre en el Estadio José Jorge Contte del Club Regatas de Corrientes donde se pone en marcha la decimosexta temporada de la Liga Nacional de Básquetbol con el partido entre el bicampeón Atenas de Córdoba y el “poderoso emergente” Estudiantes de Olavarría.

Por tercera vez el campeón cede su localía en el juego inicial, para implementar esta novedosa modalidad, que busca impulsar plazas que no tienen presencia en la élite del baloncesto nacional y brindar un espectáculo diferente, por su puesto con televisación en directo a todo el país.

Daniela Mori quiere que la endulcen y habla de amor sincero, es la artista invitada para la ocasión, pero a Miguel Romano no lo convence…”los anticipos terminaron con una versión a capella del Himno Nacional –de dudosa calidad- a cargo de la cantante pop Daniela” escribiría una de las más destacadas plumas del deporte de los cestos al dia siguiente en La Nación.

Lo convence más Estudiantes, que con un juego sólido, triunfa inobjetablemente (78-62) el partido, con magníficas producciones de Eubanks (29 puntos), McCray y Gianella (14 cada uno).

La otra fecha es el 9 de mayo de 1998, cuando se comenzó a gestar todo, que es el dia que Sergio Santos Hernández llego a Olavarría en su Chevrolet Corsa negro y en la Oficina de Basquetbol “Iñaki Urrutia” se reunió con los dirigentes de la Comisión de Basquetbol Héctor Daniel Trapani, Dr Jorge Ricardo Rodriguez Setzes y Pedro Saul Reyes.

Sergio tenia todo casi cocinado para seguir una temporada mas en San Nicolas, dirigiendo al Club de Regatas, pero como la propuesta lo sedujo y hubo una importante diferencia de dinero de por medio, convenció a su por entonces esposa Elizabeth Catherina Cane (Lichy), para mudarse 480 kilómetros al sur y continuar su vida de “gitanos” que la profesión les imponía, “vamos a estar un poco más cerca de Bahia” le habría dicho Sergio como argumento complementario.

Asi los mellizos Lautaro e Imanol proseguirían sus “estudios preescolares” en el Jardin de Infantes del Instituto Nuestra Señora del Rosario.

Hernandez había resultado campeón de la Asociacion Bahiense dirigiendo a Bahiense del Norte (un plantel integrado en su totalidad por Sub 23, la gran mayoría Sub 18) en 1989 y había obtenido un logro increíble, ser el mejor entrenador de la Liga Nacional dirigiendo a otro grupo de jóvenes promisorios de Sport Club en Cañada de Gomez, terminando quintos en el torneo 1993, cuando algunas predicciones lo daban por descendido.

Estudiantes solo había ganado la final de la Zona Sur del Provincial de Clubes 1992 para acceder a la Liga C, desde donde llego a la B en un desempate por el cuarto puesto con Ciclista Juninense. En 1994 fue quinto en la Liga B y por deserciones lo invitaron al TNA, donde tras ser subcampeón en 1996, le compró la plaza a Luz y Fuerza de Posadas, que duro apenas un solo año en la elite.

En las dos primeras temporadas de Liga A fue 14° y sufriendo para no descender. Es decir que se juntaron el hambre y las ganas de comer. Se tomaron de la mano y fueron caminando….derechito a la gloria.

El hilo conducente de Sergio  hacia atrás serian  Rubén Rubiolo, quien ya instalado en Estudiantes, lo recomendó porque lo conocía de Cañada de Gómez y Daniel Trapani, que un día después de una reunión en la AdC convenció a Rubiolo para que se sume al proyecto de Estudiantes.

En la conferencia de prensa donde se presenta al entrenador en el hall de secretaria el locutor es Marcelo Manolio quien micrófono en mano y con “Start me up” como fondo encendió el aliento del público en cada una de las treinta presentaciones del plantel, en el maxigimnasio.

Se arma el plantel

Estudiantes ya al mando del bahiense termina octavo en la temporada 1998/99, siendo eliminado precisamente por Atenas (1-3 en cuartos de final), luego de terminar sexto en la fase regular y con un record global de 25 ganados y 27 perdidos.

La incorporación del otrora uno de los mejores jugadores que dio el básquetbol argentino, el bahiense Hernán Abel Montenegro fue un gran golpe desde lo promocional, pero terminó a mitad de camino por dos lesiones crónicas y el talentoso jugador acordó dejar el equipo en febrero cuando había disputado 18 de los 35 partidos jugados por el bataraz.

Eubanks enderezo el barco (llego después de la decima fecha), termino anotador máximo de la Liga con 25,9 puntos de promedio y conocio a Gustavo Fernandez, Claudio Farabello, Victor Baldo y a los juveniles Federico Arce, Federico Marín y Dario Mansilla, todos tripulantes del viaje al éxito un año después.

Completaban el plantel Gabriel Riofrío, que no arregló la temporada siguiente y se fue a Estudiantes de Bahía Blanca, para fallecer en una cancha de basquetbol, la de Libertad de Sunchales, transformándose en la primera víctima por muerte súbita en la LNB.

A 19 años del día más trágico de la Liga: la muerte de Riofrío ...

Mas cuatro extranjeros que se fueron rotando: Sam Ivy (34 partidos), Martin Keane (15), Alex Frazier (2) y Lucious Jackson (8), que fue quien dejo su lugar a Eubanks.

Para aspirar a meterse entre los cuatro (una de las definiciones primarias que dio el propio Hernandez) el objetivo central fue el chaqueño Ruben Oscar Wolkowyski,  y el orgullo y disciplina (el Colorado se había “escapado” a una excursión de pesca) boquense facilitaron su salida y su traspaso al bataraz.

Pero Wolkowyski (14,2 puntos y 6,6 rebotes de promedio en 38 juegos con la camiseta auriazul), no llego solo desde Boca (quinto en esa temporada). Lo acompaño y se reencontró con su hermano y con su DT de Sport Club, para también potenciarse, el escolta entrerriano Daniel Edgardo Farabello, quien había promediado 8,7 puntos, menos de 2 asistencias y 2,6 recuperos en 46 partidos.

Por diversas cuestiones se gesto una de las mejores temporadas del baloncesto argentino, mientras en el selectivo nacional Julio Lamas dejaba su lugar a Rubén Magnano, subterráneamente a fuego lento, tomaba color la famosa generación dorada, que iba a hacer eclosión en el 2001 en el Premundial de Neuquén, en consonancia con el segundo titulo liguero del bataraz.

Aparecieron los pronósticos previos de cada temporada, que publicaba el Diario Deportivo Ole, donde por abrumadora mayoría Atenas era el lógico candidato al título y al primer tricampeonato de la Liga (4-0 a Boca Juniors y 4-3 a Sportivo Independiente de General Pico en los torneos precedentes).

En la votación de jugadores y técnicos Atenas encabeza las predicciones con el 65,8 % de los votos (incluido el del Dani Farabello), seguido por Estudiantes con el 9,6 %, entre ellos el del entrenador de Belgrano de San Nicolás (y luego ayudante de Hernandez y mas tarde entrenador jefe de Estudiantes), Ariel Gustavo Amarillo y el jugador de Quilmes Pablo Gil.

ATENAS EQUIPO

La mayoría da a Pichi Campana como mejor jugador y lo sigue otro cordobes, Diego Osella. Entre ambos reúnen dos tercios de las preferencias, mientras el Colo Wolkowyski (el elegido finalmente) no califica.

Estudiantes quedo al frente de la compulsa para elegir al equipo revelación, con el 20,8 % de los votos.

Estudiantes arranca con 6-0 tras ganar a Atenas en Corrientes, a Andino en La Rioja y cuatro espectaculares juegos como local donde alcanza los tres dígitos y una diferencia a favor de entre 14 y 36 puntos, lo que supone una muy solida defensa. Eubanks lidera las anotaciones del bataraz en cinco de esos partidos con una media de 28 por juego.

Pero lo frenan Libertad en Sunchales y Belgrano en San Nicolas. Atenas, que sigue siendo el numero puesto al titulo para la prensa, toma el liderazgo.

Los cordobeses se desquitan en el Maxi el 11 de noviembre (88-85) e inician una serie de tres triunfos durante la fase regular del torneo sobre su mas encumbrado oponente, al que aventaja por dos puntos.

Igual Estudiantes entusiasma mas que Atenas y en dos tercios de la primera fase lo aventaja en concurrencia a los juegos, 2919 es el promedio de entradas vendidas en Olavarria y 2276 en Cordoba, el resto muy lejos y ultimo queda Obras Sanitarias con 322.

Estudiantes cierra la primera fase ganando los siete partidos de diciembre (4 en casa y 3 afuera) e iguala el record de Atenas (24-6) aunque por diferencia de tantos es el lider. Se viene una segunda fase apasionante, por la paridad mostrada entre los seis equipos que les sucedieron en las posiciones y conformaran la A-1: Boca Juniors, Gimnasia de Comodoro Rivadavia, Andino, Libertad de Sunchales, Obras Sanitarias e Independiente de Pico.

Estudiantes festeja el numero uno de cara a los playoffs tras vencer el 4 de marzo en la Bombonerita a Boca Juniors (85-80) y cierra la segunda fase con 11-3, siendo sus vencedores Atenas las dos veces (68-72 en Olavarria y 84-94 en Cordoba) e Independiente (90-92 en General Pico).

Atenas tuvo problemas con su segundo extranjero y sobre el plazo de recambios logro a Jared Prickett, aunque este luego tuvo muy bajo rendimiento en las finales, con relación a lo que había ofrecido en Independiente de Pico en la temporada anterior.

El camino a la final se simplifica para ambos: Estudiantes 3-1 a Quilmes en cuartos y 3-0 a Gimnasia de Comodoro en semis. Atenas 3-0 tanto a Estudiantes de Bahia Blanca (cuartos) como a Peñarol (semi).

Y llega la espectacular serie final, una de las mas apasionantes, parejas, con mejor nivel de juego y talentos por ambos lados, en el historial de la liga, incluso hasta este tiempo.

Tuvo una duración de siete juegos en 23 días, desde el 3 al 25 de mayo de 2000, con tres viajes de Atenas hacia Olavarría y dos de Estudiantes a Córdoba, ganando siempre los locales.

Juegos 1 y 2, en Olavarria: 86-80 y 82-66 para Estudiantes.

Juegos 3 y 4, en Cordoba: 95-77 y 78-70 para Atenas.

Juego 5 en Olavarría: 81-76 para Estudiantes.

Juego 6 em Córdoba: 80-72 para Atenas.

Juego 7 en Olavarría: 80-71 para Estudiantes.

Fue la ultima liga en que el tiempo de posesión fue de 30 segundos y el tiempo para pasar mitad de cancha de 10.

Atenas uso ese recurso al máximo con la cerebral conducción de Milanesio, que marcaba todos los ritmos del ataque verde. Su socio, Héctor Campana, para muchos el mejor jugador argentino del momento (venia de serlo en la temporada anterior) no tuvo la regularidad esperada en la serie (salvo en el sexto partido, 26 puntos en 31 minutos) ni la explosividad que caracterizaron su juego. Osborne, el alero fue bastante confiable, pero se debió debatir con un tremendo Eubanks. En el juego interior es donde Estudiantes saca ventaja en anotaciones: Mc Cray – Wolkowyski sumaron casi igual cantidad de rebotes que Prickett – Osella, pero 29 puntos mas.

Gustavo Fernandez, el capitán, fue un base confiable, cerebral, aplicado, que supo que opción alimentar en cada posesión. Vital en el desenlace, con el robo a Pichi Campana y la habilitación a Nico Gianella para que asegure el pleito. Fue titular en 54 de los 57 partidos disputados, finalizando con un promedio de minutos, 5,6 puntos y 2,9 asistencias.

Daniel Farabello: la apremiante marca, lista para el zarpazo y el recupero, complementaron muy bien a un escolta (ocasionalmente también base) fino, versátil y talentoso. En 56 partidos, 42 integro la formación inicial, logrando promedios de 9,1 puntos, 2,9 asistencias y 3 robos, para 26,8 minutos en cancha.

JJ Eubanks fue sensación desde su llegada en la temporada anterior y volvió a repetir el logro de máximo anotador del torneo, esta vez con 27,45 puntos de promedio en 37,1 minutos de juego, lanzando un 60,5 % en dobles y 40,8 % en triples. Letal. Y bueno, si no la pasa mucho esta bien, sus porcentajes “no son malos” dijo Hernández antes del torneo. Tenes el as de espadas, pero tenes que saber usarlo.

Mc Cray siempre estuvo listo para el trabajo sucio, poner la dosis de total entrega, allanar caminos y ser consistente en la búsqueda del recobre en ambos tableros. “Chila” estuvo en cancha 28,4 minutos por juego en 51 partidos, con 14,6 puntos y 5,9 rebotes de promedio.

Ruben Wolkowyski fue otra pieza clave, por su porte, su inmarcable y efectivo tiro exterior y de tres puntos. Aporto energía, talento y efectividad para consagrarse mejor jugador del torneo. Promedio 34 minutos en cancha en los 58 partidos, no falto a ninguno, siempre como titular. Aporto 16,5 puntos y 7,1 rebotes.

Vital fue el gran aporte de los suplentes, fundamentalmente de Lolo Farabello, Nicolás Gianella y Victor Baldo, estos dos últimos decisivos en el desenlace del séptimo juego.

Farabello tuvo 5,5 puntos, 2,3 rebotes y 0,8 asistencias en 14,9 minutos (52 juegos).

Gianella fue el otro que jugo los 58 partidos (en 16 como titular) y promedio 9,1 puntos y 1,6 asistencias en 22 minutos.

Finalmente Baldo jugo 16,9 minutos en 35 partidos (solo 9 como titular), anotando 6,3 puntos y tomando 3,3 rebotes en promedio.

Estudiantes lo gano con un basquetbol vistoso y dinámico, rápido y preciso, de intensa presión y orden para la vía rápida, con espacio en la contra. Con mucha autoridad y ante un rival cargado de logros, que lo jerarquiza aun mas.

Estudiantes y por que no la ciudad, pudo asi vivir su gran noche de gloria, con festejos interminables y la inserción del nombre de Olavarria en gran parte de los medios nacionales, con mucha mas difusión que en la actualidad.

Merito tremendo de los dirigentes que apostaron al entrenador indicado y le dieron las armas para la pelea.

No es casual que a dos décadas de ese logro Hernandez este donde esta, con mas de 20 títulos de todos los colores, con sendas medallas en un Juego Olímpico y en un Mundial, con el representativo nacional.

Un trabajador con un talento especial para encajar piezas, armar grupos y conducirlos al éxito. Y al que además de gustarle los desafíos, tuvo la grandeza suficiente en ese momento de gloria de saber reconocer el aporte de todos.

Ese mismo año Estudiantes fue campeón Panamericano y al siguiente volvió a ganar la Liga y además la Sudamericana. Todo en tres años y como un mago, de la nada, a la cima del subcontinente.

El plantel

Gustavo Ismael Fernandez, Daniel Edgardo Farabello, John Hugh Eubanks, Dewayne Dwight Mc Cray, Ruben Oscar Wolkowyski, Nicolas Gianella, Claudio Jose Farabello, Victor Fabian Baldo, Anibal Federico Juan Marin, Dario Abel Mansilla, Ignacio Ochoa, Jose Ariel Mikulas, Federico Anibal Arce, Bruno Tosetto, Fernando Mendia, Keith Nelson.

El otro equipo: Sergio Santos Hernández (Director Tecnico), Jorge Alejandro Pepiche (Asistente Técnico), Profesor Claudio Alvarez (Preparador Fisico), Dr Horacio Iraporda (Medico), Lic. Silvio Daniel Gatti (Kinesiologo), Ricardo Anibal Moyano (Utilero), Ruben Rubiolo (Jefe de Equipo), Juan Herce (Chofer), Jorge Danilo Cura (Polifuncional).

Dirigentes: Daniel Trapani, Jorge Rodriguez, Pedro Reyes, Carlos Demartini. Presidente del club: Dr Carlos Roberto Alem.

Pilar, sostén por muchos años de la estructura del basquetbol y con asistencia perfecta: Pedro Angel Escobar.

Otros que estuvieron en los comienzos: Hector Gines Altamira, Hector Reano, Jose Luis Emiliozzi, Gustavo D’Alessio.

Reconocimientos

Reconocimiento a la memoria de Avelino Rodríguez y Julian Perez, cuyos nombres se perpétuan en una tribuna, fueron protagonistas del titulo Campeon de Campeones de 1942 y alentaron al equipo en el 2000.

Ernesto Rene “Tito” Casemayor, gloria viviente del basquetbol albinegro y ex dirigente.

El homenaje a la memoria de dirigentes que ya no están y fueron parte del proceso previo: Gustavo Adolfo Falabella, Iñaki Urrutia, Adolfo Fito Escudun y Alfredo Ernesto Casemayor.

Cambia todo cambia….2000 a 2020…..

El reloj de posesión se bajo de 30 a 24 segundos y el de pasar a campo ofensivo de 10 a 8 segundos.

Estudiantes impidió el tricampeonato de Atenas y luego Atenas el tricampeonato de Estudiantes. Ahora San Lorenzo es cuádruple campeón con seis extranjeros…y con el bolsillo…pero en la era de las comunicaciones no se entera nadie

El Gráfico, Basquet Plus y Ole (esta en eso) dejaron de aparecer. La Nacion y Clarin sacan muy esporádicamente algo de basquetbol. Todo está en la página oficial de la Asociación de Clubes.

Apareció un canal de internet y pasa los partidos en vivo, todos se pueden ver por streaming. Pero después de 27 temporadas, ninguna radio local  transmitió los partidos de Estudiantes.

En El Popular Dario Fariña, Francisco Ferrari y Daniel Lovano pasaron a otras secciones. Desde 2001 el especialista en básquet es Luis Ahumada. Los fotógrafos siguen siendo Marcelo Kehler, Carlos Ramirez y Claudio Martinez.

En Corrientes en el partido inaugural, solo la artista (Daniela) y la conductora (Viviana Sofia Semienchuk, TyC Sports) eran mujeres. Ahora en Estudiantes la presentadora es mujer, además hay árbitros, comisionados técnicos, oficiales de mesa, periodistas y policías mujeres. Ah, Elsa Moyano estuvo y sigue en la cantina.

Regatas Corrientes no figuraba en el mapa basquetbolistico. Ahora ya jugo 15 ligas, gano una y además dos Ligas Sudamericanas y un Super 8.

Fueron naciendo o creciendo los hijos de los jugadores: los del Lobito uno es campeón mundial de tenis adaptado y el otro llego a la selección nacional de básquetbol, los de Dani Farabello, Wolkowyski y Gaby Díaz son olavarrienses, y juegan muy bien al básquetbol.

Eubanks volvió en 2002 y fue también campeón con Atenas, pero en su oficina en Estados Unidos, tiene las fotos de Estudiantes.

De los 16 animadores de esa liga, veinte años después permanecen la mitad: Atenas, Gimnasia de Comodoro, Peñarol, Boca, Libertad de Sunchales, Estudiantes de Bahía Blanca, Obras Sanitarias y Ferrocarril Oeste. Estudiantes de Olavarría y Quilmes están en Liga Argentina y el resto juega a nivel provincial. Como en la actual competencia son veinte, hay doce nombres nuevos: Comunicaciones, Regatas y San Martín de Corrientes; Olímpico y Quimsa de Santiago del Estero, Instituto de Córdoba, Hispano Americano de Río Gallegos, Argentino de Junín, La Unión de Formosa, Estudiantes de Concordia, San Lorenzo de Almagro y Platense.

De los protagonistas de la final solo siguen en actividad Federico Marin (en Ferro), Nicolas Gianella (en Gimnasia y Esgrima La Plata) y Dario Mansilla (River Plate).

La Generacion Dorada instalo al básquet argentino en lo mas alto y un bahiense, Manu Ginobili, gano cuatro anillos en la NBA, donde además llegaron otros nueve argentinos.

La Asociación de Básquetbol de Olavarría comenzó a ganar Provinciales en formativas y organizo tres en mayores. Dos olavarrienses juegan en la Liga Nacional de Básquetbol y seis en la Liga Argentina (ex TNA). Tres se formaron en Estudiantes, dos en Racing y Pueblo Nuevo y uno en Ferro.

El básquet femenino, con Ferro, compite a nivel nacional.

La mayoría de los árbitros locales son jóvenes, se capacitan y dirigen a nivel provincial y en el segundo y tercer escalón nacional.

Los restantes clubes, además de Estudiantes, colocaron piso flotante. Estudiantes siguió creciendo y ahora tiene un macrogimnasio y un deportista olímpico.

El basquetbol jugo diez temporadas la liga, vendio la plaza empezó de abajo ganó dos títulos deportivamente y obtuvo dos subcampeonatos en la Liga Argentina.

En marzo de 2020 el COVID 19 discontinuo la práctica de deportes…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.