Como llega Campazzo a la Copa del Rey

Moscow (Russian Federation), 14/01/2020.- Darrun Hilliard (L) of CSKA Moscow in action against Facundo Campazzo (R) of Real Madrid during the Euroleague basketball match between CSKA Moscow and Real Madrid in Moscow, Russia, 14 January 2020. (Baloncesto, Euroliga, Rusia, Moscú) EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY

Llegó de puntillas al Madrid en el verano de 2014 y en pocos años se ha convertido en pieza fundamental del conjunto blanco. Facundo Campazzo (Córdoba, Argentina, 1991) será uno de los protagonistas de la Copa del Rey que arranca mañana en Málaga. No en vano, en una encuesta de la ACB entre los 10 técnicos que no participan en el torneo le dan como favorito a coronarse MVP junto a Mirotic, ambos con cuatro votos.

Lo que parece claro es que gran parte de las opciones de triunfo del Madrid en Málaga pasan por sus manos. Nunca mejor dicho. El pequeño base de 1,80 m es el motor de su equipo, que baila -como sus rivales- al son que él marca.

La principal virtud del Facu es que hace jugar a su equipo y mejores a sus compañeros, lo mejor que se puede decir de un base, lo que le convierte -ante la intrascendencia de Laprovittola y la baja forma de Llull- en un jugador indispensable para su equipo.

El argentino llega pletórico a la Copa de Rey y más dadivoso que nunca tras firmar 43 asistencias en los últimos tres partidos de los blancos que, además, saldaron con victoria. Dio 11 pases de canasta ante el Baskonia en Euroliga, 19 ante el Alba Berlín (igualando el récord del torneo) y 13 en Liga ante el Real Betis. Y en esos tres partidos acumuló 28 puntos y 74 de valoración en 76 minutos. Difícil aportar más cosas positivas en menos tiempo.

El Madrid le renovó el pasado verano por cinco temporadas (hasta 2024) y él, tras desoír los cantos de sirena de la NBA, es feliz: “El Madrid es un equipo que me respeta, me valora y me da la responsabilidad y la presión que busco. Por eso no dudé ni un minuto en renovar por cinco años”, confesó el base en el diario argentino Olé.

CONFIANZA Y APOYO

El Facu atraviesa por un momento de madurez espléndido, y eso redunda en su excelso rendimiento las últimas dos temporadas: “Me encuentro bien y con mucha confianza. Mis compañeros y el cuerpo técnico me ayudan a jugar con confianza en un equipo cuya meta es ganarlo todo. Y fuera del basket me siento bien, mi familia y mi mujer me ayudan a estar equilibrado“, dice.

Uno de los que más se alegran de su éxito es su entrenador, Pablo Laso: “Facu ha crecido mucho como jugador desde que llegó con nosotros. Estoy muy orgulloso de todo lo que nos da todos los días, no sólo en los partidos. Es un jugador muy de equipo, que disfruta jugando al baloncesto“, asegura su entrenador.

Su apuesta pudo parecer de riesgo en su día, pero no lo era: “Nosotros siempre le reconocimos y por eso le trajimos. Sabíamos que sería un jugador muy valioso para nosotros en el futuro y que podía llegar a este nivel, y lo ha hecho gracias a él, no al Madrid, a Laso ni a sus compañeros. Todos tenemos nuestro granito de arena, pero el que más ha hecho por jugar a este nivel es él“, dijo el técnico durante la pasada final de Liga, antes de que el argentino fuese coronado MVP.

HACER JUGAR BIEN

Laso, como buen base que fue en su carrera como jugador (es el máximo asistente de la historia de la Liga), sabe mejor que nadie las virtudes que debe tener un buen director de juego y alguna vez ha comparado las características de Campazzo con las que él atesoraba en su época de jugador: “Tiene algunas características parecidas a las mías y que él explota muy bien, esa sensación de hacer jugar bien al equipo y mover el balón, tener ritmo en ataque, pero él es mucho mejor defensor y mejor tirador que yo“, confiesa.

EXIGENCIA MÁXIMA

Tal vez por eso Laso es quien más le exige a su jugador. Lo demostró la semana pasada al comparar el rendimiento del argentino en el doble duelo de Liga y Euroliga ante el Baskonia. “Hoy hizo un gran partido, pero en la anterior ocasión que jugamos contra Baskonia metió siete triples y jugó una mierda. El baloncesto a veces es acierto y otras hay que hacer otras cosas. Se lo dije a él. Hay jugadores que, independientemente del acierto, deben dar cosas al equipo“, aseguró.

A Llull no le duelen prendas en alabar a su compañero y competencia en el puesto de base: “Enorme el mejor base de Europa”, publicó en su twitter tras el partido ante el Alba en el que Facu igualó el récord de asistencias (19). “Ahora mismo es el número uno de Europa sin ninguna duda“, admite el base menorquín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar