Campazzo: “No me obsesiona la NBA, el Madrid es un escaparate más grande”

El base, que prepara el Mundial de China con Argentina, analizó la temporada y el futuro del Real Madrid en una entrevista con ‘La Nación’.

Facundo Campazzo se encuentra preparando el Mundial de China (del 31 de agosto al 15 de septiembre) con Argentina. “Sería bárbaro ganar una medalla de oro”, reconoce el base en una extensa entrevista con La Nación. “Terminamos el 23 de junio con la locura de la ACB, tuve una semana de vacaciones o 10 días de descanso, y ya estoy arrancando de nuevo. Un Mundial demanda lo mejor, así que me tengo que olvidar de lo que pasó en España para empezar con la selección”.

El argentino reconoce que la NBA no le quita ya el sueño, aunque tiene una cláusula de salida en su contrato. “Estoy tranquilo con el tema. Intento tener los pies sobre la tierra, ser profesional. Si mi techo me permite llegar a la NBA, se verá. Es un sueño, una fantasía que tengo desde pequeño. Jugaba con mis amigos a que éramos Jason Kidd, Steve Nash… Teníamos pósters pegados a la pared, pero antes me obsesionaba y ahora no. Por algo renové por tres años con el Real Madrid. Me quedan dos más. Es un escaparate más grande“.

Algunos rumores le colocaban en los Pistons, una de las franquicias interesadas en el base. “Si hay rumores es porque voy por el buen camino, pero tampoco significa que vaya a pasar”. En el Real Madrid coincidirá con otro compatriota más aparte de Gabriel Deck, Nico Laprovittola. “Fantaseábamos con jugar juntos, pero nunca imaginamos que iba a ser en el Real Madrid. Es un sueño cumplido, poder jugar con dos amigos en uno de los mejores equipos del mundo fuera de la NBA. Va a ser un desafío muy grande para nosotros”.

Campazzo explicó también cómo prepara los partidos. “En Murcia coincidí con Katsikaris, que era un entrenador muy estricto al que le gustaba mucho ver vídeos. Ahí le agarré el gustillo a ser detallista y las imágenes me ayudaban mucho para hacerme una idea de los rivales“. Ahora les pide vídeos a los asistentes. “Veo cuáles son los datos fuertes y los débiles y les pregunto a mis compañeros. Por ejemplo, cuando jugamos contra Thomas Heurtel le pedí a Causeur que me hablara de él“.

Sobre la fama de jugador sucio prefiere no hablar. “Me entra por un oído y me sale por otro. Que me encasillen con la fama que quieran. Yo sólo intento ayudar al equipo y hacer todo lo posible. Me encanta defender y emparejarme con el mejor jugador del otro equipo, siempre que no sea el pívot, al que no le puedo defender”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar