“De esto se trata, inspirar y generar cosas en los más chicos”

Una situación particular vivió Mauricio Corzo el pasado martes en la victoria de su Atenas contra Gimnasia: un chico se acercó con su camiseta y resaltó el Lado B de los jugadores, en un papel social que tienen como ejemplo de los más chicos y modelos a seguir.

Por Lucas Leiva

El Lado B del camino que van construyendo los jugadores suele pasarse un poco por alto dentro de lo que es el día a día. La profundidad de ese costado es notoria, porque más allá del potencial, la cantidad de puntos que pueda anotar o los títulos que logre ganar, hay una parte intangible que se palpa desde la formación, desde los orígenes de cada uno, desde esa concepción como persona que termina construyendo ejemplos a seguir.

El pasado martes por la noche hubo una muestra de esto mismo que estamos relatando. Pasó con Mauricio Corzo, que esta temporada defiende los colores de Atenas Patagones y en la victoria de su equipo ante Gimnasia de La Plata en el Carmelo Trípodi Cala (88-68). ¿La situación? Un niño llamó la atención del alero, le gritó desde la tribuna y le mostró a su ídolo que tenía su camiseta, con el dorsal 14 y el nombre del santiagueño.

Momento emotivo para Corzo, que tras el partido se sacó un par de fotos con el chico, una imagen que su fanático de seguro atesorará, y movió al jugador de 24 años a dedicarle unas líneas en su cuenta de Twitter, donde explicó un poco el significado del círculo de la vida dentro del deporte, del ejemplo y lo que uno cosecha a través de sus acciones como atleta.

“Fue hasta ahora una de las mejores sensaciones que sentí hasta ahora gracias al básquet. De esto se trata: inspirar y generar cosas en los más chicos como alguna vez lo sentí yo cuando veía a los más grandes jugar. Esto te da un plus extra para salir cada noche y darlo todo, por él y por cada niño y niña que van y quieren jugar básquet algún día. El que le da las gracias soy yo a él”, relató en su cuenta personal. A continuación, dialogamos con Corzo sobre este acontecimiento.

– Contame un poco cómo se dio esa situación tan linda que viviste hace unos días y que te movió a después tomarte una foto con él y te empujó a escribir una reflexión tan sana como cierta que muchas viven ustedes los jugadores.
. Primero fue shockeante de forma positiva, porque verdaderamente estaba en el medio del partido y después mientras transcurría la jugada, nosotros defendíamos, pensaba que no se entere el entrenador porque que la verdad es que pensaba en otra cosa (risas). Lo noté, lo pensé de nuevo y me puse muy feliz, porque es la primera vez que me pasa algo así, que no fuese algún familiar o un amigo.

– En este punto uno se sitúa dentro de un ejemplo a seguir para los más chicos. Quizá a priori no se percibe tanto por esa vorágine que te provoca el día a día, pero sin dudas uno se va transformando en un modelo a seguir, y pasa no solo por una cuestión de juego o habilidades en cancha, sino también por lo que pregona desde lo humano.
. Uno no se pone a pensar lo que genera en este caso en lo niños y niñas del club que van a verte a jugar porque uno esta tan metido durante los entrenamiento y scoutings que se hacen para ganar que se nos olvidan que hay pequeños y pequeñas futuros basquetbolistas que estan mirándote, y que para ellos somos el ejemplo y una inspirancion. Esto me hizo entender que va más allá del resultado y de ganar y perder. Me volvió el espiral y ahora es nuestro turno el generar ilusiones y sueños a los mas chicos. Y el ejemplo de sacrificio, constancia y perseverancia que se necesita, pero no solo acá en el básquet, sino también en todos los ámbitos de la vida misma. Y por sobre todo ser buenas personas, que es el ingrediente fundamental en la receta.

“Cuando uno era chico lo veía algo muy lejano, y ahora todo eso volvió a uno, como que se dio vuelta la rueda. Es como un círculo, y ahora está de mi lado y me toca a mí seguir ese círculo a través del ejemplo, del sacrificio y la perseverancia que se necesita en el básquet y en la vida”

– Y en esto de remover esos recuerdos de tu niñez, ¿Qué imágenes o modelos tenías vos en esa época y hoy con ya un buen camino recorrido cuánto te marcó para tu vida?
. De chico veía a los que salían en la tele, más concretamente de Quimsa y Olímpico en ese momento que estaban jugando en el TNA, y cuando salieron campeones y ascendieron, y después en la Liga A. Después cuando me tocó escribir mi propia historia tomaba de ejemplo la selección y las personas más inmediatas a mí, que fueron todos los mayores y entrenadores que tuve en 9 de Julio durante mis años ahí (estuvo en el club Río Tercero durante la 2013/14 y la 2014/15 del TNA). Sin dejar pasar a mis amigos y familia, que también fueron importantísimos en mi crecimiento y desarrollo. Amigos y familias de Río Tercero que son imposibles de nombrar a todos, más allá de mis papás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar