Walter Herrmann: La desgracia se ensaña con el alero cordobés

El drama que ha vivido la familia de Emiliano Sala ha traído a la memoria de los amantes del deporte otros dramas sucedidos con personajes argentino.

Walter Herrmann nació en la localidad de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe, el 26 de junio de 1979.

El 5 de abril de 1997 fue la noche que el aficionado al basquet comenzó a tener conocimiento de la existencia de un tal Walter Herrmann. Cinco puntos y un triple fue su estreno en la Liga Nacional con Olimpia de Venado Tuerto ante Regatas de San Nicolás. En Olimpia, en el que coincidió con Alejandro Montecchia y Andrés Nocioni, comenzó a jugar profesionalmente una vez que terminó la escuela secundaria. ‘El Conde’ estuvo cuatro años en el equipo de su ciudad. En esa etapa ganó el concurso de volcadas y fue el Mejor Novato en 1999. Tanto es el amor que Herrmann le profesa a Venado Tuerto que no se le ‘cayeron’ los anillos para regresar a jugar en la Liga local con la Unión Deportiva Chanta Cuatro Sarmiento. Este idilio es aún mayor al tener la referencia desde dónde veía de jugar: cinco años en la ACB española y cuatro en la NBA. Casi nada.

Antes de llegar a España, Herrmann se consolidó con Atenas, equipo en el que le bastaron sólo dos años para llamar la atención del Fuenlabrada, uno de sus tres equipos en Europa: los otros fueron el Unicaja Málaga y el Caja Laboral Baskonia. A este último llegó tras pasar por los Toronto Raptors, los Charlotte Bobcats y los Detroit Pistons. Aquella nueva experiencia en Venado Tuerto le sirvió a uno de los estandartes de la ‘La Generación Dorada’ de la selección a impulsar nuevamente su carrera. Ganó la Liga brasileña y la Copa Intercntinental FIBA con el Flamengo y una LNB con San Lorenzo.

Su familia, de origen alemán en su totalidad, estaba compuesta por Héctor, Cristina María Heinrich y sus hermanas Bárbara y Jorgelina. A pesar de que Walter se había mudado primero a Córdoba y, posteriormente, a España, los suyos permanecieron siempre en ‘La Esmeralda del Sur’, como se conoce a la ciudad de Venado Tuerto.

El drama en la vida de Walter Herrmann está ligada, tristemente, a dos momentos importantes en su carrera deportiva con la fecha exacta del 18 de julio de dos años diferentes: 2003 y 2004. La primera de ella sucedió cuando su madre, una de sus hermanas [Bárbara] y su entonces novia, María Yanina Garrone, sobrina del técnico Walter Garrone, fallecieron en acto al chocar el Ford K en el que se trasladaba con un Volkswagen GOL. Además, con ellas tres viajaban otras dos mujeres que también fallecieron en el acto, al igual que los dos ocupantes del otro auto. La familia se trasladaba desde Venado Tuerto a Bell Ville (Córdoba), de dónde era originaria su novia, para ver el amistoso que jugaría Walter esa noche en un Argentina-Venezuela en La Plata.

Trescientos sesenta y cinco días después la historia se volvió a repetir casi simultáneamente, de manera trágica y deportiva. Por un lado, Walter se erigía en la figura de Argentina al hacer 37 puntos en Campos (Brasil) en la final del Sudamericano ante Brasil (95 a 78), esa misma noche, su progenitor sufría un infarto y moría en el acto. Por si esa tristeza no fuese poco en la vida del alero, este sufrió una fibrilación auricular el viernes 3 de mayo, por lo que tuvo que ser internado en Instituto Cardiológico de Córdoba. Aunque el lunes siguiente fue dado de alta, los médicos le aconsejaron que deje pasar unos meses para decidir sobre su futuro sobre el parquet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *